Menú

TDND: Las ventajas para la inversión de un entorno inflacionario a medio plazo

Iván Martín, de Magallanes Value Investors, apuesta por un entorno inflacionario, en el que las compañías bien posicionadas podrán sacar beneficio.

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Iván Martín, director de Inversiones y socio fundador de Magallanes Value Investors, es uno de los gestores más reconocidos de España. Un clásico de las listas de los value nacionales que, además, ha mantenido en los últimos años un track record envidiable, incluso en algunos de los trimestres más complicados para los seguidores de esta filosofía.

Esta semana visita Tu Dinero Nunca Duerme con el objetivo de repasar su visión del mercado, de su cartera, de los últimos meses y de los que vienen. Porque sí, Magallanes ha tenido unos resultados más que notables este 2021 (+17% en el fondo Iberian, +23% en el European y +44% en el Microcaps al iniciarse esta semana).

“Siempre hemos aconsejado invertir en activos reales. Y las consecuencias de no hacerlo se están viendo ahora, por la inflación. La Renta Variable es un activo real, pero no todo vale. De hecho, muchos profesionales dicen que la Bolsa es un activo financiero. Pero eso es perder de vista que a través de la Bolsa somos dueños de negocios reales”

“Entre un 80 y un 85% de los valores que tenemos en cartera se llevan bien con la inflación: o bien porque son generadores de inflación (como las empresas de transporte de contenedores, petroleras o del sector de la energía) o son trasladadoras de esa inflación, porque son capaces de aguantar esa subida de precios en origen y trasladarlo a la siguiente etapa del proceso productivo”

“Tiene más pinta un entorno de precios altos y presiones inflacionarias [que lo contrario]. Lo que observo de las compañías que tenemos en cartera, y también de otras, es que hay estadísticas que no miden bien las presiones que sufrimos los consumidores”.

“El Covid ha puesto sobre la mesa déficit estructurales de inversión en bienes de producción. Las políticas ultralaxas han provocado que el dinero se haya dejado de invertir en negocios e industrias clásicos, persiguiendo más rentabilidad en otro tipo de bienes financieros. Estoy hablando de plásticos, maderas, productos químicos, empresas de barcos... Había déficit de todo y eso ahora queda en evidencia. Pero no podemos doblar el número de barcos de la noche a la mañana y, por eso, ese déficit está quedando ahora en evidencia. La ratio de inversiones de mantenimiento frente a las depreciaciones está en mínimos históricos, por debajo de 1 (para mantenerse, lo que nos dice la teoría es que la compañía tiene que invertir lo que deprecia). Como no se ha invertido, no hay capacidad. ¿Cómo se ajusta? Vía precios. El Covid ha sido el detonante, ha evidenciado esa carencia de producción. Y ahora esas empresas que poseen esos factores productivos tan necesarios tienen la sartén por el mango”.