Menú

"Azaña era Kerensky y Largo Caballero el Lenin español"

Federico y César Vidal han repasado en esRadio cómo fueron los 6 meses de gobierno del Frente Popular. Hablan de "una primavera trágica" y de la puesta en marcha de "una revolución al estilo soviético".

esRadio
0

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Breve Historia...La primavera trágica de 1936 Es la Mañana de Federico

Ponlo en tu web

Copia el código HTML para insertar el audio "Breve Historia...La primavera trágica de 1936" en tu blog, página web o en un foro. Puedes cambiar el ancho antes de copiar y pegar el código.

Ancho:

Código:

×

No puede escuchar el directo

Tiene alguna extensión del navegador que está bloqueando la reproducción, seguramente un bloqueador de anuncios. Desactívelo si quiere escucharnos.

×

Tras repasar la semana pasada en Breve Historia de España... cómo el Frente Popular se había hecho con el gobierno de forma fraudulenta a pesar de no ser la lista más votada, Federico y César analizan este martes cómo fue el gobierno de las izquierdas hasta el estallido de la guerra civil.

El periodo que va de febrero del 36, con la llegada al poder del Frente Popular, hasta el 17 de julio, día del alzamiento militar, César Vidal lo califica como de "primavera trágica".

"Tan sólo un día después de la llegada al poder del Frente Popular se establece el estado de alarma, que permaneció hasta la guerra civil, y que suponía la censura previa de la prensa". Muestra de ello, apunta Vidal, "lo podemos ver en cualquier hemeroteca como las de las fundaciones Pablo Iglesias o Largo Caballero. Allí comprobaremos como hay periódicos con páginas o columnas tintadas de negro".

El 1 de marzo se producen "dos hechos significativos: restablecido el gobierno de la Generalidad, llega Companys a Barcelona entre multitudes, y el Frente Popular aprueba un decreto para readmitir a los protagonistas de la revolución del 34". De esta forma, explica César Vidal, "se dio casos como el de una viuda toledana que tuvo que readmitir a los asesinos de su marido". Además decretaron una amnistía para todos los encarcelados y encausados en la revolución del 34.

Un día después, "el 2 de marzo comienza el estallido cantonalista". César Vidal enumera los territorios españoles que quieren seguir el ejemplo de Cataluña: "el 2 de marzo en Caspe, Aragón, se pide la autonomía; el 15 de abril llega a las Cortes el estatuto vasco; el 20 de abril Castilla pide la autonomía; el 29 de mayo Gijón pide la de Asturias; el 6 de junio Huelva pide la autonomía de Andalucía y la adhesión de Murcia y Badajoz; y el 26 junio Galicia tenía un plebiscito autonomista".

Tan sólo 15 días después del inicio del gobierno del Frente Popular, el 3 de marzo, "se inicia la ocupación ilegal de fincas. La 1ª fue en Cenicientos entre Toledo y Madrid. El 25 de marzo, organizado por el sindicato agrario socialista, 60.000 campesinos ocuparon 3.000 fincas en Extremadura", relata Vidal que subraya que "tres días después el Gobierno aprobó un decreto diciendo que la ocupación era legal. A partir de ahí las ocupaciones se dispararon".

Pero todo este proceso revolucionario, según César Vidal, "quedó enmascarado por el estallido de la guerra civil". Uno de los detonantes que llevaron al alzamiento militar de julio del 36 fue "el anuncio a inicios de abril de la constitución de un ejército rojo que sustituya al que había".

Ante este panorama, Federico Jiménez Losantos apunta que "la gente joven con ideas conservadores deja la CEDA para pasarse a Falange porque veían que venía una guerra civil y que los iban a matar. Pensaron que por lo menos morirían matando".

Para profundizar en la situación previa a la guerra civil, César Vidal nos recomienda leer a Clara Campoamor, del partido radical. "Ahora resulta que el PSOE la ha convertido en uno de sus iconos a pesar de que hace los escritos más críticos contra el Frente Popular con descripciones sobrecogedoras".

Mentiras de la Historia

La mentira de la historia que desmotan Federico y César Vidal es que el Frente popular gobernó pacíficamente. Vidal asegura que "hay algunos que nos quieren hacer ver que aquello fue una situación idílica, que no pasaba nada y que lo rompió un alzamiento militar".

Para desmontar esta mentira, César Vidal recurre a los informes y cartas de los diplomáticos extranjeros destinados en España. El 13 de abril Arthur Bryan, amigo personal del primer ministro británico, dice:

"En España las cosas están mucho peor de lo que aquí se cree. En las grandes ciudades y centros turísticos está escondida, pero en el resto de los lugares la revolución ya ha comenzado. Hice 5.000 millas por España y en las paredes de todos los pueblos que visité había hoces y martillos y en sus calles pude ver los signos innegables de un profundo odio de clases".

A mediados de junio, el cónsul británico en Barcelona envía a sus superiores un informe que dice:

"España se encuentra otra vez al borde del caos si es que ya lo está en él. Actualmente todas las tendencias en España dan la sensación de ser centrífugas. Si la actual situación de disturbios conduce a la guerra civil, cosa que no es improbable, los extremistas de izquierda van a ganar la partida".

El departamento occidental del Ministerio de Asuntos Exteriores británico encargó un informe titulado "Nota sobre la evolución reciente en España". Decía:

"Desde las elecciones la situación en todo el país se ha deteriorado de manera constante. El Gobierno, en un intento cargado de buenas intenciones de cumplir las promesas electorales y bajo fuerte presión de la izquierda, ha promulgado un conjunto de leyes que han provocado un estado crónico de huelgas y cierres patronales y la práctica paralización de la actividad económica del país. Los comunistas han estado armándose con diligencia durante este tiempo y fortaleciendo su organización".

Para César la referencia más escalofriante de ese informe es:

"En muchos lugares, a causa del sentimiento de miedo y confusión provocado por la desesperación de de la autoridad, el control del gobierno local, de los tribunales de justicia, etc. ha caído en manos de las minorías de extrema izquierda".

Federico y César subrayan otra mentira unida a la anterior, "la que las democracias, como Gran Bretaña o Estados Unidos, abandonaron a la II República ante el avance del fascismo". Si lo hacen, dice César Vidal, "es porque son conscientes de que no se trata de una democracia y por eso deciden no tomar partido". No obstante, "les interesa más una victoria nacionalista que una victoria leninista".

Y concluye afirmando que "no hubo un abandono de la democracia sino un desprecio por el Frente Popular que estaba repitiendo el patrón revolución soviético". En este sentido Federico apunta que el Frente Popular sigue "el patrón soviético Kerensky-Lenin en el que Azaña es Kerensky y Largo Caballero el Lenin español.

Además añaden que el alzamiento militar del 36 "fue permitido por el Frente Popular porque "piensan que lo van a triturar". Federico explica que "pensaban que iba a ser como el de Sanjurjo en el 32 y que se iban a poder deshacer de la oposición como entonces. No contaban con que media España no se resignaba a morir, porque ya la estaban matando".

Libro Recomendado

César Vidal nos recomienda para profundizar en el asunto:

       Título: "EL CABALLO AMARILLO. DIARIO DE UN TERRORISTA RUSO"
       Autor: BORÍS SAVINKOV
       Nº de páginas: 184
       Editorial: IMPEDIMENTA

La figura de Borís Savinkov es "una de las más sugestivas de los inicios del s. XX. Anarquista y terrorista, acabó combatiendo a los bolcheviques a los que vio como indudables liberticidas. El caballo amarillo constituye un acercamiento de primera mano no sólo al mundo del anarquismo, sino, sobre todo, del terrorismo mostrando las raíces casi metafísicas de ese fenómeno iniciado en el s. XX y que, desgraciadamente, perdura hasta nuestros días". 

En esRadio

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 4 comentarios guardados

    Servicios