Menú

No hay fronteras en la radio

Qué deciros, amigos, de este primer acercamiento desde Israel. Un país donde las fronteras son un verdadero problema.

0
Qué deciros, amigos, de este primer acercamiento desde Israel. Un país donde las fronteras son un verdadero problema.
Es la noche en Jerusalén

Nueve en punto de la mañana. Asier llama a la puerta de mi habitación para avisarme de que bajan ya a desayunar, no sin antes advertirme de que me han dejado una nota en la puerta y que "ahora lo comentamos". "Ok Asier, perfecto, dame diez minutos, os veo abajo" respondo. Antes, he de recoger todo lo necesario para la emisión de esta tarde: ordenador, cámara de fotos, cables, cargador, libros, etc., cosas que no había podido desplazar antes a Punto Press porque las necesitaba para escribiros estas líneas.

"Dear Guest, The Israeli Home Front Command will run a national drill, in order to prepare the population for emergencies. Please, DO NOT be alarmed", leo en la nota que mencionó Asier. Así es cómo nos han advertido de que habrá un simulacro para comprobar la respuesta de instituciones públicas, colegios y hogares a un ataque de misiles. Nos dicen que no nos alarmemos cuando las escuchemos. No hay bombardeo, es un simple simulacro. Tendrá lugar a las 12:30 y a las 19:05. "Ufff" pensamos, "menos mal que es antes del programa".

Antes del primer simulacro eso sí, hay que volver a probar con Madrid. "¿Me escuchas Mayte?". Pregunta Manu. "Perfectamente" contesta Mayte Toribio, realizadora de Es la mañana de Federico. También, escuchamos alto y claro a Federico Jiménez Losantos. ¡Qué emoción! También a nuestro querido Alejandro Vara que anda por la tertulia de Federico. En producción todo está cerrado: entrevistas, indicativos, sintonías, pauta cerrada al cien por cien. Ahora solo queda hablar con el equipo de Es la Noche de César en Madrid y con la redacción de informativos para la portada del programa. Eso será en unas horas todavía, así que de las oficinas de Punto Press, decidimos ir a tomar un rico té helado a una antigua estación de tren convertida en un agradable centro comercial; desde una de sus terrazas, sentados, escuchamos la primera alarma en la ciudad de Jerusalem.

La sensación es difícil de describir. Yo estoy en la ciudad trabajando y lo veo como una anécdota más, pero lo cierto es que es "muy complicado para la gente de aquí saber que en cualquier momento podemos ser atacados". Así nos lo dijo Ofir Jacobson, nuestro guía en la ciudad y que, además, se ha entrenado en el cuerpo de Fuerzas Especiales del Ejército Israelí durante el servicio militar. Él es muy consciente de la "amenaza que sufre Israel". Ofir por cierto, al que desde estas líneas no quiero dejar de agradecer sus estupendas explicaciones y la paciencia que ha tenido conmigo y las miles de preguntas que le formulaba: "Ofir por favor, ¿cómo se dice gracias en hebreo? ¿Y hola? ¿Me lo puedes apuntar aquí en mi móvil? Es que estoy escribiendo un diario y me interesa mencionarlo ¿Ofir y de qué año son esas construcciones?". "Te compadezco" le decía Isaac. "Qué mujer más pesada" debió pensar Ofir, pero lo cierto y en honor a la verdad, es que su temple se lo cobró después, cuando se reía de cómo yo no era capaz de pronunciar correctamente "aruba" o lo que es lo mismo, "chimenea" en hebreo.

A él mismo, a Ofir, recurrí antes del segundo simulacro para saber si esto era algo habitual en Israel. Me dijo que se hacía una o dos veces al año y me confirma que este momento ha sido elegido porque desde el domingo por la noche el ejército israelí realiza la operación conocida como "Retaguardia firme 1". Lo hacen porque dan por hecho que van ser atacados con mísiles a causa de la guerra civil en Siria, lo ha dicho el propio Guilad Erdán, ministro de Defensa: "La pregunta de si lanzarán cohetes contra centros poblados en Israel ya no es relevante, lo que debemos preguntarnos ahora es cuándo ocurrirá".

La amenaza diaria, su situación de conflicto y la tensión en Jerusalem, el ladino, el significado del español para los judíos, la vida en los Kibutz, o las maravillas arqueológicas del país han sido parte de los temas abordados en el primer programa de Es la Noche de César desde Israel. Si os ha gustado, no os podéis perder el segundo, porque todavía queda mucho por saber de este maravilloso país de la mano de los mejores. Ha sido verdaderamente emocionante poder estar al lado de un elenco semejante, de personas tan sumamente cultas y tan extraordinariamente agradables. Todos estábamos encantados. Isaac con los ojos bien abiertos sin perder detalle, al igual que Manu, a quien con la mirada yo le preguntaba cómo iba todo y él me respondía con una sonrisa tranquilizadora, Asier perfecto en toda la organización de nuestros invitados y César disfrutando con cada pregunta que hacía, moviéndose en ellas como pez en el agua. Qué deciros, amigos, de este primer acercamiento desde Israel. Un país donde las fronteras son un verdadero problema y que, desgraciadamente, no se desdibujan como ocurre con las ondas. No hay límites en este medio y hoy una vez más ha quedado demostrado.

Pienso en cómo titular este texto y, la verdad, no hay mejor manera de hacerlo que coger prestadas las palabras de Javier Somalo durante la tertulia del programa, amigos:

"No hay fronteras en la radio".

En esRadio

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD