Menú

En Clave Rural: El caos judicial que viene con la Ley de Bienestar Animal del Gobierno de Sánchez

María Santos comenta las principales noticias del sector agropecuario.

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Ya estamos listos para repasar con todos ustedes lo que ha dado de sí la actividad agropecuaria de la semana.

Más allá del absoluto protagonismo del fiasco de la Ley del solo sí es sí, la sed legislativa de parte del gobierno también ha centrado la información de nuestro sector. Concretamente en lo que respecta a la Ley de Bienestar Animal.

Un texto legislativo del que nadie se opone a su objeto: proteger a los animales del maltrato, pero que bien por desconocimiento o por mala fe va camino de convertirse en otro caos judicial.

Hay desproporcionalidad de las penas, ya habrán escuchado que pena más a quien maltrata a un animal como herramienta de violencia vicaria que si pegara directamente a la cónyuge. Sin contar las incrogruencias en las cae metiendo en el mismo saco animales de compañía y de trabajo, deportivos o de caza. Por no hablar de las dificultades de hacer un test de sociabilidad a cada animal y dueño o de prohibir determinadas especies exóticas que ahora están permitidas.

Ojo al incremento de los abandonos que parece la consecuencia perversa de esta ley, llena de dogmatismo llevado al absurdo, justo lo contrario de lo que se pretende.

Por ejemplo los galgos, podencos, setter y demás perros utilizados para la caza serán considerados "perros de especial manejo", la nueva denominación para los perros potencialmente peligrosos, si no pasan un test de sociabilidad, según la nueva ley de Bienestar Animal propuesta por el ministerio de Ione Belarra. Los expertos alertan de que la ambigüedad del anteproyecto y de la enmienda propuesta por el PSOE para excluir a los animales dedicados a actividades cinegéticas podría provocar un caos jurídico similar al de la ley del solo sí es sí.

O qué les parece que el hecho de obligar a castrar a los animales derive en el fin de las estirpes de perros pastores, careas y mastines. Una obligación que entiende que el ganadero puede elegir entre castrar a los machos o a las hembras de su explotación sin atender a que quizá si yo castro a las

hembras y mi vecino, cuyo rebaño pasta con sus perros junto al mio, castra a los machos pueden procrear igualmente, con la consiguiente sanción para quien tenga las crías sin licencia de criador.

En fin, como diría aquel, ay Manolete si no sabes torear pa que te metes.

Y con la que está cayendo, un ipc disparado y los precios de los alimentos por las nubes y el agua al cuello seguimos enarbolando la bandera verde y pese a que los países de nuestro entorno retiran cargas y costes normativos como el famoso impuesto al plástico o a los residuos aquí erre que erre, los más de lo más a terminar de hundir al sector agroalimentario que ya no tiene margen para repercutir costes verdes en los precios para no perder el consumo. Italia en un gesto de comprensión hacia su industria agroalimentaria y hacia sus consumidores ya ha optado por aplazarlo en espera de que la economía mejore.

Lo mismo pasa con la Política Agraria Común y la estrategia española que con poquísimo consenso sectorial ni territorial sale por fin adelante para entrar en vigor a primeros de 2023 y que la propia Bruselas señala que va más allá de los condicionantes ecologistas que impone la Comisión.

Todo un despropósito encaminado a desmantelar al sector primario, sospecho de todo lo malo para este gobierno que nos quiere comiendo vegetales de secano, alfalfa será o avena para no contaminar y ser mas sostenibles a la par que desnutridos.

Y como nosotros no queremos eso y estamos a las puertas de la Navidad, que por cierto no se ustedes pero yo este año tengo la sensación de que llega antes de tiempo. Siempre ha sido el puente de la Inmaculada y la Constitución el momento de poner la navidad pero fíjense que aún estamos en noviembre y ya veo árboles y luces por todas partes.

Total que vamos a hablar de turrones y dulces navideños, no tanto para alabar su sabor sino para advertir de la necesidad de apostar por materia prima nacional evitando especular con almendras o miel de terceros países, que comprometen la calidad y amanenazan a nuestros productores.

También de pacharán navarro para pasar el trago y es que esta semana han terminado la campaña de endrinas. Y del producto estrella de estos días la flor de pascua, la poinsetia que ha convertido a Almeria en la primera productora de flor de pascua de España, la planta tradicional de

la Navidad, y donde ya tienen 3,5 millones de unidades preparadas para salir al mercado. La mayor venta se produce durante el puente de diciembre.

Temas