Menú

El historiador Fernando García de Cortázar responde a las disculpas del Papa por la conquista de México

Luis Herrero entrevista a Fernando García de Cortázar, escritor e historiador.

En casa de Herrero

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

El historiador Fernando García de Cortázar ha comentado En Casa de Herrero las afirmaciones del Papa pidiendo "perdón" por los "pecados" cometidos en la conquista de México, en una carta leída en el marco de las conmemoraciones por el aniversario. 

García de Cortázar ha señalado cómo el Papa ha seguido la "corriente" revisionista de los últimos años sobre la colonización americana y la conquista de México y ha dicho no sentirse sorprendido. 

En opinión de García de Cortázar, el Papa está encubriendo así "los pecados propios que sí deben ser perdonados". “Debía pedir perdón por lo que él considera que ha podido equivocarse en su pontificado o por decir algunas barbaridades que han sido contestados por algunos católicos", ha dicho. “El perdón tenemos que pedirlo a gente de nuestra época, pero yo pedir perdón por lo que hizo Cortés en el siglo XVI me parece una solemne barbaridad y una solemne tontería”, ha considerado. También ha dicho que sería recomendable que el Papa se asesorase por historiadores para que viera también “las luces de la conquista de México”. 

El historiador ha señalado cómo Cortés "se sirvió de las divisiones entre las distintas tribus y etnias para dominar con 300 hombres un inmenso territorio". Y cómo "lo que vino después de estos enfrentamientos y sacrificios humanos fue muchísimo mejor". "El Papa podría recordar en estos momentos de espanto y de levedad del ser lo que dice un gran escritor mexicano, Carlos Fuentes", que afirma "que una de las figuras más grandes del Renacimiento es Cortés y que gracias a él entra en México un idioma, una gran cultura" y "los grandes escritores españoles".

García de Cortázar también ha señalado cómo España fue la primera potencia colonial que introdujo "en poquísimos años las universidades" y cómo la universidad de Santo Domingo es cien años anterior a la primera "de los ingleses en el norte", la de Harvard. "Ya estamos un poco hartitos de que seamos los españoles los que tengamos que pagar esos elementos de distorsión que no nos pertenecen", ha dicho el historiador, que ha apuntado que es como si le pidiéramos al Papa, por vivir en Roma, que pidiera perdón porque "la maravillosa cultura grecolatina tenía la esclavitud".