Menú

TDND: ¿‘Growth’ o ‘value’? Analizamos las claves de uno de los debates de moda en Bolsa

Carlos Val-Carreres, gestor del fondo True Value Europa, nos invita a mirar con atención “la capacidad de reinvertir y generar valor" de las empresas.

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

¿Growth o value? Puede que al inversor novato, que acabe de llegar al mundo de la renta variable, esta pregunta le suena un poco a chino. Pero es uno de los debates más polémicos en los foros de Bolsa española, sobre todo en aquellas comunidades que presumen de invertir a largo plazo. La clave está en si ponemos la lupa en la calidad o en el precio. O, lo que es lo mismo, en si nos fijamos en el potencial de revalorización de una compañía o en su cotización en relación a su valor real.

Y para ayudarnos a resolver esta cuestión, en Tu Dinero Nunca Duerme hemos invitado a Carlos Val-Carreres, gestor del fondo True Value Europa, para preguntarnos si estamos ante dos ideas antagónicas o ante dos miradas diferentes, con pequeños cambios de enfoque o matices, pero complementarias.

En este sentido, Val-Carreres nos recuerda que la calidad y la capacidad de crecimiento no están reñidas con un enfoque value más centrado en el precio. Y no lo están por una razón muy sencilla: ese crecimiento permite que las buenas compañías, bien gestionadas y que hacen una buena asignación de capital, mejoren sus perspectivas.

Si una empresa tiene “capacidad de invertir y de generar valor con sus activos”, eso también tiene un reflejo en su “margen de seguridad”. O, lo que es lo mismo, a igualdad de precio (si pensamos en precio con algún ratio clásico como el PER) una empresa que está generando valor año a año con sus beneficios y su asignación de capital, ofrece más garantías que otra empresa que lo único que ofrece es que sus activos están infravalorados.

“Cuando Buffett habla de los famosos compounders”, nos explica Val-Carreres, “lo que quiere decir es que una compañía va a poder reinvertir, podrá generar más beneficios que los que genera una compañía que dedica su caja a remunerar al accionista”. Además, cada día es más habitual que “el valor de las grandes marcas resida en intangibles”, por lo que el valor de los activos clásicos ya no tiene tanto peso a la hora de analizar una compañía. Por eso, las empresas “hay que valorarlas por el retorno que pueden generar esos activos. Es la evolución de Buffet respecto a Graham: ahora busca compañías con retorno alto y con capacidad de reinvertir en el negocio”.

“Es importante invertir en compañías que estén bien posicionadas para reinvertir y crecer”, asegura. El problema es que anticipar quién invertirá bien o mal no es tan sencillo. Por eso, Val-Carreres recuerda la importancia de las personas: “Miras el capital en el pasado y el retorno que ha generado. Nunca invertimos en una compañía sin habernos reunido con el equipo directivo. La diferencia está entre los equipos directivos que se levantan cada día simplemente para vender más y los que quieren generar valor para el accionista”.