Menú

Kelugares: ¿Conoces realmente la Gran Vía madrileña? De la Avenida de la CNT al Minibroadway

Recorremos la calle más famosa de Madrid con un micrófono de esRadio para desvelar todos los secretos que esconde su pasado.

A Media Luz

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Elegantes cornisas, teatros y desérticas tiendas de souvenires -que hoy venden mascarillas- resumen cómo la Gran Vía ha vivido a su manera el último siglo de la historia de España. De los gloriosos Años Veinte, a los obuses de la Guerra Civil y las borracheras más glamourosas del Star System hollywoodiense. En este podcast Kelugares, Kelu Robles recorre la Gran Vía con Javier Sardón, arquitecto y guía de Panoramad para registrar una crónica sonora la Gran Vía actual, una arteria en tres actos:

Del derroche a la austeridad

Federico Chueca, autor de la zarzuela La gran Vía (1886) fue el responsable del nombre de la calle, cuyo adjetivo refleja la conformidad de sus vecinos para que se echasen abajo sus caóticas calles y se construyera una gran vía que conectara los dos lados de la ciudad

No siempre se llamó así

En el proyecto inicial, se llamó al primer tramo Avenida A, el segundo El Boulevard y el último, la Avenida B. Pero solo sobre el proyecto, finalmente se llamaron a estos tramos Calle Eduardo Dato, avenida de Pi y Margall y calle del Conde de Peñalver, que colocó la primera piedra de la calle con Alfonso XIII. 

A los tres meses del comienzo de la Guerra Civil, la Gran Vía fue bautizada como Avenida de la CNT, Avenida de Rusia y Avenida de la Unión Soviética, aunque entre la gente también era conocida como Avenida de los Obuses o la Avenida del 15, que era el calibre que usaba la artillería de Franco. Con la instauración de la dictadura, también se bautizó a la Gran Vía como Avenida de Jose Antonio. 

En este recorrido sonoro, el podcast Kelugares recorre el primer tramo de la Gran Vía para conocer el anecdotario de sus entrañas: la tienda que puso de moda el reloj de pulsera, quién fue Perico Chicote, en qué edificio no se admitía la entrada a mujeres… Esta ruta ha sido posible gracias a la colaboración de Panoramad, empresa de rutas turísticas especializada en los Bulos de la Leyenda Negra Española