Menú

Es la Mañana de Fin de Semana, 07/10/18

Elia Rodríguez y María Díez hablan de cultura, de los estrenos de cine y entrevistan a Chelo Vivares y a Hugo Pérez de la Pica por Las Teodoras.

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Ponlo en tu web

Copia el código HTML para insertar el audio "Es la Mañana de Fin de Semana, 07/10/18" en tu blog, página web o en un foro. Puedes cambiar el ancho antes de copiar y pegar el código.

Ancho:

Código:

×

No puede escuchar el directo

Tienes alguna extensión del navegador que está bloqueando la reproducción, seguramente un bloqueador de anuncios. Desactívelo si quiere escucharnos.

×

El Teatro Tribueñe estrena Las Teodoras, dirigida por Hugo Pérez de la Pica para la actriz Chelo Vivares. Un tributo a las cómicas del siglo XX, aquellas actrices que se han dejado la vida en los escenarios. Una obra desarrollada a través de fashbacks entre los años 40 y los 70.

Con una escenografía sencilla, en un espacio casi vacío se desarrolla la acción en la que lo importante es la voz y la expresión de la actriz. Hugo Pérez de la Pica junto a Chelo Vivares visitaron el programa Es la mañana de fin de semana para presentar este montaje en el que quedan reflejados los relatos, más o menos biográficos que Criste Miñana, madre de Chelo, le contaba al director de la obra en las largas sobremesas que compartieron.

Sin olvidarnos del pasado, recordamos la figura de un personaje infantil que marcó a los niños de toda una generación; Espinete, a quién Chelo Vivares dió vida durante más de tres años de grabaciones en Prado del Rey. Descreída del formato didáctico del programa, lo único que pretendió, y consiguió, fue que el personaje se pareciera lo más posible a un niño.

Preguntada por el futuro del traje del erizo rosa, Chelo Vivares nos confesó que su destino fue el vertedero de Valdemingómez. Tras una aluminosis en uno de los edificios donde se encontraba guardado, de allí no se sacó nada para guardarlo y conservarlo. Escéptica con el destino del disfraz, Chelo nos confesó que Don Pimpón corrió mejor suerte y se salvó.