Menú

De aquí para allá: Cadalso de los Vidrios

Encarna Jiménez y Víctor de la Serna nos descubren la historia, la gastronomía y lo que hay que hacer y visitar en esta localidad madrileña.

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Cadalso de los Vidrios es una localidad situada al suroeste de la Comunidad de Madrid. Poblada desde época celtíbera, parece que pudo tener un poblamiento judío en época romana. Posteriormente fue musulmana. De entonces quedan algunos restos que la sitúan como lugar de especial interés estratégico. Linda con las provincias de Toledo y Ávila y se encuentra junto a S. Martín de Valdeiglesias.

Su flora y fauna es especialmente rica. Posee bosque y monte bajo, cultivos de secano y bonitas cumbres. Tuvo gran importancia en los S. XV y XVI por la fabricación de vidrio. Actualmente tiene canteras de granito.

Hay distintos monumentos y casas señoriales para visitar como las Cuevas del Pilar y la Torre-castillo de vigilancia situada en Peña Muñana o del Cadalso, desde donde se ven los bosques y matorrales de las tres provincias. Esta peña es muy popular por sus vistas.

Además de época medieval cristiana es la Casa de los Salvajes por el escudo de hombres peludos con porras. El Palacio de Villena se construye entre el s. XV y XVI bajo los auspicios de Álvaro de Luna, igual que el castillo de S. Martín de Valdeiglesias. Aire escurialense.

La Iglesia de Sta. María de la Asunción construída con piedras de las murallas y construcciones musulmanas. S. XV y XVI. En esta época, pasaron por Cadalso Isabel la Católica y Santa Teresa de Jesús.

Entre los lugares campestre, la Peña Lancharrasca y el Venero con su Centro de interpretación en la Casa Forestal y el Paraje de la Casa de las Tablas.

Ruta gastronómica:

La Rúcola. Probablemente la dirección más 'foodie' y ambiciosa de Cadalso. Un local muy alegre y luminoso, unas patatas bravas y unas croquetas respetables para empezar, junto a ensalada de atún y pimientos asados o patata al horno rellena de boletus, buenos arroces (de bogavante, al horno...), y luego una carrillera de cerdo ibérico estofada, unos chipirones en su tinta, un lomo de cordero lechal en dos cocciones y, para acabar, una mousse de chocolate y mandarina.

Casa Moncho. Un hotel-restaurante popular en el pueblo y entre los turistas, con una cocina tradicional y sencilla, sin trampa ni cartón. Revuelto de gambas, garbanzos con callos, fabada, un buen cordero lechal asado, y se remata con una tarta de queso.

Casa Antonio (en Rozas de Puerto Real, a 5 kms.) Agradable casa de piedra moderna, con grandes ventanales a la sierra y una buena terraza, ambiente familiar, y una de las buenas direcciones de la sierra de Gredos desde que Antonio Sánchez lo abriese hace una docena de años. Sus especialidades son el jamón ibérico y las carnes rojas de la sierra, en particular el solomillo en salsa de boletus, pero también las patatas revolconas con torreznos, el bacalao con tomate y el codillo. Buen flan de queso.

Beber

El valle del Alberche es el corazón de una región vitícola largo tiempo olvidada y semiabandonada, hoy en pleno resurgimiento gracias a un grupo de jóvenes viticultores entusiastas y a las viejas viñas de garnacha y albillo. Aquí mismo, en Cadalso, están Comando G y Dani Landi; en San Martín de Valdeiglesias, Marañones. Las tres tienen ya una gran reputación internacional, más aún que en España. Vinos de gran frescor y naturalidad.