Menú

Es la Mañana del fin de semana: Entrevista a Julia Navarro

Elia Rodríguez y María Diez entrevistan a Julia Navarro, que presenta su nueva novela Dispara, yo ya estoy muerto.

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Julia Navarro ha narrado sus comienzos en el mundo de la literatura en Es la Mañana del Fin de Semana. "Nunca me esperé que me pasara lo que me ha pasado", decía. Era periodista y escribía libros de ensayos pero un día, aburrida en la playa, se puso a leer las necrológicas del periódico. Al leer la necrológica de un micro analista forense que había puesto bajo su microscopio los cabellos de Napoleón y la Sábana Santa, a la escritora se le encendió una luz y decidió escribir La hermandad de la sábana santa. Se llevó dos sorpresas: se la publicaron y en dos semanas ya tenía una segunda edición.

Ahora publica Dispara, yo ya estoy muerto, de la editorial Plaza & Janés. Una novela en la que la autora reflexiona sobre cómo los seres humanos "venimos predestinados". "Venimos como actores de un guion que nosotros no hemos escrito", explicaba. Julia Navarro decía que no ha querido escribir una novela sobre el conflicto sino sobre "cómo las personas nos vemos avocadas a vivir una vida que no hemos elegido".

La escritora, que ha elegido Oriente Medio como telón de fondo de su novela, cree que "el problema de Oriente Medio es el problema que ha dejado el colonialismo, porque los colonos trazaron fronteras que no son naturales", explicaba. Y añadía que "son heridas que no se cerraron bien". Para la autora “palestinos y judíos no tienen más remedio que entenderse". Navarro piensa que "los árabes tienen que aceptar que Israel es una realidad que no van a poder cambiar y los judíos tienen que aceptar que los palestinos tienen que tener una patria".

Julia Navarro decía que su nueva novela, Dispara, yo ya estoy muerto, es la que más le ha costado escribir. "La labor de documentación ha sido muy intensa", explicaba. "No es una novela de buenos y malos, es una novela de seres humanos que están en medio del oleaje de la vida", sentenciaba.