Menú

Anguita: "España está instalada en un estado de gangrena institucional"

"Sin complejos", de esRadio, ha emitido la primera parte de la entrevista que Julio Anguita ha concedido a Luis del Pino. El ex dirigente comunista ha hablado de los conflictos en IU, la "pinza" con Aznar, el 23-F y las "cosas raras" en la historia de ETA.

LIBERTAD DIGITAL
0

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Entrevista a Julio Anguita (primera parte) Sin Complejos

Ponlo en tu web

Copia el código HTML para insertar el audio "Entrevista a Julio Anguita (primera parte) " en tu blog, página web o en un foro. Puedes cambiar el ancho antes de copiar y pegar el código.

Ancho:

Código:

×

No puede escuchar el directo

Tiene alguna extensión del navegador que está bloqueando la reproducción, seguramente un bloqueador de anuncios. Desactívelo si quiere escucharnos.

×

Julio Anguita, retirado de la primera línea de la política, ha concedido una entrevista a Luis del Pino de la que este sábado se ha emitido la primera parte en "Sin Complejos". Entre los múltiples temas que toca, sin ningún tapujo, está la de las traiciones en IU, el 23-F o el terrorismo de Estado.

Anguita, que matiza al comienzo de la entrevista que sigue siendo político, y comunista, se reafirma en unas declaraciones hechas en 2004 en las que afirmó que ETA está "teledirigida" por las cloacas del Estado. "No totalmente pero evidentemente. Tengo informaciones" y las "cantará", advierte, si se le "requiere judicialmente". "Ha habido cosas raras. No entiendo cómo en un Estado como el español no se haya llegado hasta el final" con unas "magníficas relaciones" ahora con Francia, afirma.

"Llamar patriotas a los etarras en estos momentos es una burla", dice Anguita, que recuerda que hasta la T-4, siempre ha sido partidario del diálogo. "Ya no hay solución", añade, excepto la actuación policial. El ex dirigente de IU apunta, además, que los "servicios secretos" han podido "ralentizar" ese fin de ETA. "Eso lo dije, es una sospecha que tengo y no de viene de una noche de luna llena. Tengo personas que me han informado antes", subraya..

Según Anguita, en temas como estos o en otros ha habido, "a partir del 23-F, un pacto de silencio culpable", de "no tocar determinadas cosas", que ha terminado por producir "una situación de gangrena institucional". "Nuestra libertad tiene un campo de operatividad no muy grande", lamenta el comunista, que también denuncia el uso de "palabras balsámicas, como sentido de Estado". Sobre el 23-F, afirma que el golpe "triunfó en la Zarzuela, cuando fueron todos a meterse bajo las alas del Rey".

Sobre su pasado al frente de Izquierda Unida afirma que no se arrepiente de nada pero sí apunta que "quizás" ha defendido sus posicionamientos de una manera que pudo "parecer rígida". "Pero asómense al PCE e Izquierda Unida. Yo sabía lo que estaba pasando", dice. Su peor momento político está ligado a los conflictos en el seno de la formación política: "Fue comprobar cómo compañeros barra compañeras estaban ya en tratos con el PSOE y tener que fingir que a uno no le importaba aquello. Diego López Garrido, Cristina Almeida y demás ralea".

Anguita, que se sigue considerando comunista en "un mundo con una feroz lucha de ideas", habla también de la buena imagen que se ha conseguido forjar en muchos votantes de derechas. En España, apunta, "hay mucho análisis de brocha gorda". Y en la derecha, afirma, hay mucha gente a la que le gusta ver "que los dirigentes tienen palabra y que tratan a los ciudadanos por igual". "He sido respetuoso con quien no piensa como yo", resume. Mientras, la izquierda han intentado, en su opinión, "colocar en la derecha lo que no es izquierda" y situar ahí "a todos los que no piensan igual que yo".

También habla de su retirada de la vida pública: "Yo no dejé la actividad política por enfermedad. Fue una magnífica excusa". Según cuenta, se fue "porque estaba hasta las narices de la poca firmeza y la poca consecuencia a la hora de defender unas líneas políticas".

Además, se refiere a la "pinza" con el PP en los últimos años de Felipe González y de los ataques que le generó dentro de sus propias filas. "Aznar y yo mantuvimos una relación que se basaba en mi intención de conocer a quien podía ser presidente del Gobierno y hablamos muchas veces", evoca Anguita antes de recordar que el PSOE de entonces era "sinónimo de robo, estafa, corrupción o terrorismo de Estado". De eso, lamenta, no se acuerda nadie, mientras que él fue acusado de traidor y "judas" de cara a la ciudadanía en un discurso lleno de "simplezas" que son, advierte, "la antesala del fascismo".

 

En esRadio

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 16 comentarios guardados

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco