Menú

Tu Dinero Nunca Duerme: “Hay que separar la acción de la empresa: nosotros no estudiamos la Bolsa, estudiamos empresas”

Invitamos a José Belascoáin, de relación con inversores de Cobas, para hablar sobre cómo dar el primer paso: escoger qué empresas debes estudiar.

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Dice Charlie Munger que lo primero que debe hacer un buen inversor es “echar la caña allí donde están los peces”. Y sí, es cierto: uno se puede equipar con el mejor material, comprar los mejores señuelos, estudiar la técnica de la captura y estar doce horas en la orilla del río... pero si en ese río no hay peces, dará igual el resto, te volverás a casa cansado y con el morral vacío.

Para los inversores, la idea es la misma. A largo plazo, las oportunidades surgen de encontrar diferencias entre el valor real de una empresa y el precio al que el mercado la valora. Y esto es algo que suena bien, pero no es nada sencillo poner en práctica. De hecho, una vez que uno encuentra el caladero correcto, la mitad del trabajo ya está hecho. No es que sea fácil, pero en los manuales de inversión hay una serie de pasos a dar cuando uno estudia una compañía: investigar sobre el equipo directivo, echar un vistazo a sus ventas, analizar la situación del sector, comprobar si tiene mucha deuda, preguntarse si tiene alguna ventaja competitiva...

Como decimos, no es sencillo, pero al menos parece que tenemos una guía, un índice a seguir, unas casillas que ir completando y marcando con el tick de “Comprobado”. La pregunta es dónde y cómo comenzar la búsqueda. El recurso más escaso de un inversor es el tiempo y no podemos tirar a todo, hay que seleccionar. ¿Cómo? Pues para responder a esta pregunta, esta semana en Tu Dinero Nunca Duerme tenemos como invitado a José Belascoáin, del equipo de relación con inversores de Cobas AM.

“El input más escaso de un analista es el precio”, nos explica”, por eso, en Cobas AM les gusta fijarse en los sectores o empresas de moda. Ahí es donde encuentran las mejores ideas: “Donde nadie está mirando hay más opciones de que aflore una oportunidad”.

Por ejemplo, el sector turístico español, muy dañado tras lo ocurrido en los últimos doce meses: “En nuestra cartera tenemos una compañía como Meliá. Y sí, efectivamente, una situación como la vivida el pasado año, por supuesto que genera oportunidades. En este caso, además, es un negocio con mucha historia y con una familia que arriesga con nosotros como accionistas. La pregunta que debemos hacerlo es ‘cuando pase esta tormenta, ¿Meliá seguirá existiendo y seguirá ganando dinero?’ Cuando las cosas se complican, siempre hay supervivientes”.

“De nada vale hacer los números si no entendemos el negocio”, nos explica Belascoáin.  No es extraño, por lo tanto, que su primer consejo para el inversor particular sea “centrarse en su círculo de competencia: un ingeniero de minas va a tener unos conocimientos del sector” que otros inversores no tienen. “Hay que separar la acción de la empresa: nosotros no estudiamos la Bolsa, estudiamos empresas y negocios”.