Menú

Año Beethoven en 'Música y Letra': las oberturas del genio alemán

Se cumplen 250 años del nacimiento de Beethoven y Andrés Amorós ha preparado diez episodios de Música y Letra para conmemorar su figura.

Música y Letra

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

2020 es, en España, el año Galdós. Sin embargo, en el resto de Europa, ante todo, es el año Beethoven. Se cumplen 250 años del nacimiento del compositor alemán, y para conmemorar la fecha, Andrés Amorós, en su programa Música y Letra de esRadio, ha preparado un total de diez episodios en los que repasará "algunas de sus obras menos conocidas, aunque igualmente geniales".

En el primero de ellos, Amorós ha decidido centrarse en sus oberturas, concretamente en "tres de las más reconocidas", como son Coriolano, Leonora y Egmont. Pero antes de entrar en faena, y tratándose del episodio inaugural, el crítico ha querido introducir una pequeña semblanza del músico romántico por antonomasia, al que ha comparado con Goya, en el sentido de que "ambos eran genios atormentados, difíciles, con fama de huraños y de inaguantables; pero que supieron llevar todos sus dolores, sus amarguras y sus contradicciones al arte, para crear belleza". En términos de calidad, el crítico no ha querido mojarse demasiado, aunque ha reconocido que, para él, "un peldaño por encima del resto siempre estará Johann Sebastian Bach". En ese sentido, ha explicado que "Bach es como Velázquez: la perfección absoluta", pero que "Beethoven, al igual que Goya, se siente tremendamente humano, y eso es lo que le acerca tanto al público". Su "mensaje de humanidad", ha destacado también, "tiene mucho que ver con que era un hijo de la Ilustración".

Después, ha dado paso a las oberturas. La primera de ellas, Coriolano, en la versión del director Carlos Kleiber, "algo más rápida, y que lleva la música como en un vuelo". La segunda, Leonora no. 3, "la más conocida de todas", en la versión del "también difícil y orgulloso" Herbert Von Karajan. Y la tercera, Egmont, "en la que los españoles aparecemos, tristemente, como los opresores de los flamencos", en la versión del director italiano Claudio Abbado. Por último, se ha despedido de los oyentes con "la única ópera de Beethoven": Fidelio o el amor conyugal.