Menú

De aquí para allá: Cartagena

Encarna Jiménez y Víctor de la Serna hablan de la historia, la gastronomía y de lo que hay que hacer y visitar en Cartagena.

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Esta ciudad mediterránea, perteneciente a la Región de Murcia y sede de la Asamblea Regional, es una de las citas imprescindibles para quien desee conocer la historia de España y los imperios mediterráneos. Fue fundada con este nombre por Asdrúbal, general cartaginés, sobre una población de origen íbero y tartésico. Posteriormente, los romanos y bizantinos la unieron a su imperio. Al Andalus se apoderó de esta zona hasta el S. XIII, cuando Alfonso X la sumó a la cristiandad.

Perteneció a la Corona de Castilla y tuvo un papel importante como puerto a lo largo de la Edad Moderna. En el S. XIX la industria marítima y la explotación minera hicieron de Cartagena un lugar próspero hasta entrado el s. XX. De ello dan fe sus construcciones modernistas.

Actualmente, además de explotaciones agrícolas, industrias del transporte y de transformación , tiene un sector servicios pujante.

Visita

Los orígenes. Tesoros en el mar . Hace unos años se inauguró en Cartagena el Museo Arqueológico Subacuático en un edificio diseñado por Vázquez Consuegra. Es imprescindible su visita para ver piezas irrepetibles como las barcas fenicias de Mazarrón y otros restos singulares rescatados al mar.

Mundo romano Cartago nova, capital de provincia, vuelve a nosotros a través de la rehabilitación del Teatro Romano y su museo. También cabe destacar otras construcciones como la casa de Fortuna y el Museo Arqueológico, que incluye una capilla tardorromana y bizantina.

Construcciones militares Entre el s. XVI y XVIII Cartagena es un puerto destacado por sus astilleros y por la defensa marítima en época de Austrias y Borbones. Con estos se enriquecen las construcciones de la armada como La Artillería, castillos y baluartes y de ello da fe el Museo Histórico Militar.

El Modernismo La riqueza agrícola, minera e industrial, tiene su reflejo en calles y plazas céntricas de Cartagena que albergan el Gran Hotel, el Casino, la Casa Cervantes o el Palacio Aguirre.

También hay que recordar que en Agosto se celebra el festival del Cante de las Minas en La Unión.

¿Dónde comer?

Barrio de San Roque. José Antonio Nieto es el patrón de este antiguo almacén muy bien redecorado, en el que sirve su cocina más bien clásica e internacional, pero muy buena, con una buena oferta de arroces. Algunas de sus especialidades: los tomates ecológicos de semillas antiguas aliñados, el arroz de calamares con ajos tiernos, el dentón al horno, el confit de pato a la naranja, y para rematar un 'coulant' de chocolate negro con helado de vainilla.

La Catedral. Pues sí, está a la vera de la catedral y del teatro romano este restaurante y pub que ocupa tres plantas, y en cuyo comedor 'formal' se ofrece una cocina muy cuidada, con bastantes toques japoneses y alguna cosa muy inhabitual en España como es la carne de caballo (pinchos de potro lechal adobado). También una ensalada templada de beicon y piñones, un sashimi de atún, unos tacos de solomillo encebollados, y un postres clásico: el pan de Calatrava.

La Cerdanya. Lo más inesperado en Cartagena es una embajada culinaria de esta preciosa región pirenaica del norte de Cataluña. Pero aquí está, y es una de las mejores mesas de la ciudad. Una pena: no estamos en temporada de setas ni en la de calçots. Pero aun así hay grandes platos en todas las  temporadas, que se disfrutan en un ambiente rústico, con aperos del campo de Cerdanya. Sí, cosas clásicas con grandes productos (fue de Vic con siete clases de pan, tomate y aceite, butifarras, caracoles, bacalaos, grandes cartnes) y otras más sofisticadas, desde una suprema de foie al perfume de armagnac hasta la tarta de naranja helada.

Beber

¡Monastrell de Murcia! Los grandes e insuficientemente conocidos tintos de la uva autóctona. Uno de cada una de las tres denominaciones de origen de la regín: Casa Castillo Pie Franco, de Jumilla; Elo, de Yecla; Lavia, de Bullas.