Menú

De aquí para allá: Zafra

Encarna Jiménez y Víctor de la Serna nos hablan de la gastronomía, la historia y lo que hay que hacer y visitar en esta localidad pacense.

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Zafra es una ciudad extremeña que conserva su patrimonio histórico y dinamiza su economía de futuro. Situada al Suroeste de la provincia de Badajoz, tuvo una época floreciente entre los S. XV y XVIII, bajo el dominio de la Casa de Feria. Posiblemente, es de origen romano (se encuentra en la Vía de la Plata), aunque su desarrollo en el medioevo fue musulmán hasta que fue conquistada por Fernando III en el S. XIII.

Musulmanes, judíos y cristianos hacen de Zafra una villa con importante desarrollo comercial, cultural y agrícola durante siglos. Hoy, esta ciudad blanca, ofrece interesantes oportunidades de disfrutar de su patrimonio.

Visita

Zafra fue una ciudad amurallada en la Baja Edad Media. De ahí que se conserven tres de las puertas de acceso a la villa, la de Jerez, el Cubo y Palacio.

El castillo- palacio del Duque de Feria es la principal construcción que tuvo un corte defensivo pero un fin palaciego. Actualmente, es Parador de Turismo y su patio es uno de los lugares de especial atractivo.

El burgo, tuvo su centro neurálgico comercial en la Plaza Chica y la Plaza Grande, unidas por el Arquillo del Pan. Tienen soportales y son el centro de callejuelas menestrales.

Los "Pilares" son fuentes históricas que adornan el trazado de Zafra.

Los edificios religiosos son muy sobresalientes: La Colegiata de la Candelaria tiene estructura del gótico tardío y mudéjar y obra barroca, especialmente de Zurbarán o Churriguera. Alberga un museo sacro con piezas de interés.

Los conventos tuvieron gran protagonismo, como el de Santa Marina, ligado a la casa de Feria; el de Santa Clara, con esculturas de miembros del ducado; el del Rosario o el de Santa Catalina. En ellos hay influencia mudéjar.

Otros lugares de interés son : el Hospital de Santiago, con portada plateresco-mudéjar o los vestigios judíos en sinagogas, calles y viviendas.

¿Dónde comer?

Canela en Rama. El 'chef' Pepe Crespo, muy popular en Zafra, cambió de local a éste agradable y actual hace un par de años. Se mantiene su oferta culinaria tradicional extremeña. Torta del Casar, croquetas de espinacas con piñones, rabo de toro (o, a la extremeña, 'cola de toro'), hamburguesa de retinto con torta del Casar y crujiente de cebolla, trufas de chocolate blanco para terminar. De vino de la casa, el local Viña Puebla Tempranillo, de la D.O. Ribera del Guadiana.

La Rebotica. La de José Luis Entradas es una casona de arquitectura mudéjar con detalles rústico-modernos, y eso mismo encontramos en su cocina: entre lo rústico, lo moderno y hasta lo exótico. Foie-gras de pato en láminas aderezado con vinagre de cereza del Jerte, carrilleras ibéricas estofadas en oporto con raviolis de calabacín y arándanos, pez mantequilla con crujiente de alga nori y mahonesa de wasabi con jengibre y soja, y una 'crême brulée' de manzana con su helado.

Barbacana. Es uno de los dos comedores del Hotel Huerta Honda, en la antigua barbacana de la muralla del Alcázar de los duques de Feria. Ofrece un entorno muy acogedor y elegante, decorado en tonos rojizos y con objetos rústicos originales. Cocina entre regional y moderna: queso de la Serena, jamón ibérico, lomos de rodaballo, cochinillo de Zafra asado al aroma de tomillo.

Beber

Ya hemos mencionado el agradable Viña Puebla. Y apunten dos extraordinarios vinos de Palacio Quemado, la finca vitícola pacense de la familia Alvear, de Córdoba: Los Acilates y La Zarcita.