Menú

De aquí para allá: Badajoz

Isabel González y Víctor de la Serna hablan de Badajoz y de lo que hay que hacer y visitar en esta localidad extremeña.

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Ponlo en tu web

Copia el código HTML para insertar el audio "De aquí para allá: Badajoz" en tu blog, página web o en un foro. Puedes cambiar el ancho antes de copiar y pegar el código.

Ancho:

Código:

×

No puede escuchar el directo

Tiene alguna extensión del navegador que está bloqueando la reproducción, seguramente un bloqueador de anuncios. Desactívelo si quiere escucharnos.

×

Badajoz merece una visita larga. En un día apenas vamos a poder contemplar todas las maravillas que nos ofrece esta capital de provincia.

Podemos comenzar la ruta en la Plaza de España, donde visitaremos la Catedral de San Juan del S. XIII (mandada levantar por Alfonso X El Sabio, sobria en su exterior pero espectacular por dentro). La extraordinaria lámpara que cuelga del crucero pesa 3750 kilos y fue declarada Monumento Histórico Artístico en 1931.

Seguiremos hacia la zona de la Plaza Alta, que en el pasado fue la primera plaza pública de la ciudad de Badajoz, actualmente en proceso de recuperación integral. Es la postal por excelencia de la ciudad con sus Casas Coloradas.

Imprescindible el recinto de la Alcazaba, de forma ovalada. Considerada una de las mejores alcazabas de España y más grandes del mundo, está declarada Monumento Histórico Artístico desde 1931. En su interior podemos visitar el Museo Arqueológico Provincial.

Otro de los símbolos de la ciudad es la Puerta de las Palmas, que en el siglo XVI fue la puerta principal de la ciudad, en la que se realizaban los controles aduaneros. Bajo ella el Puente de las Palmas. Son varias las puertas históricas: De la Trinidad, la de Mérida, la del Capitel, la de Yelbes O Carros, la Puerta de la Traición, la del Alpéndiz, o la del Pilar.

No deberíamos dejar de visitar las distintas torres, entre ellas la Torre Vieja, la Torre de Espantaperros (dicen que debe su nombre al efecto que producía el sonido de sus campanas. Es del siglo XII, tiene planta octogonal, 30 metros de altura, y hay que destacar que dicen que la Torre del Oro de Sevilla se inspiró en ella un siglo después), la Torre de los Ahorcados (bajo ella la figura de Ibn Marwan) y la torre de la mezquita y los restos de la Mezquita de Ibn Marwan.

¿Dónde comer?

El Sigar. En un centro comercial, pero muy agradable el local de David Núñez: barra de tapeo y terraza en el piso superior para el buen tiempo. David ofrece lo que más se lleva hoy en día en España: una cocina de presentación moderna pero base tradicional. Ensalada de perdiz en escabeche, pulpo a la plancha con fritada de pimientos, hamburguesa de secreto ibérico, tataki de venado y, de postre, un salpicón de frutas con helado de maracuyá y dulce de leche.

Galaxia. Desde 1982 funciona esta gran marisquería con pescados muy frescos y también un surtido de carnes extremeñas, bajo el subtítulo de 'cocina Pepe-Hillo', que fue el fundador hace 34 años, ex novillero y gran admirador de esa figura histórica del toreo dieciochesco. Hoy es su hijo, José María Martínez, el patrón. La frescura del género que utilizan es legendaria, y no sólo en Badajoz o en Extremadura. Mariscos del día, tartare de atún o de buey de raza retinta, merluza encebollada, mero empanado, fresas al oporto.

Marchivirito. A lo largo de sus dos decenios de vida, ha ido evolucionando, de venta donde se daban cita los cazadores a las afueras de Badajoz, a mesa refinada y apreciada con gran producto. Siempre bajo la supervisión de su propietario, José Domínguez. Prueben su lomo de bacalao con vinagreta de piñones y pasas, su cochinillo confitado con 'chutney' de frutas y salsa de miel, sus manitas de cerdo con papas arrugadas y mojos canarios, y su milhojas de canela con 'mousse' de mascarpone y fresas maceradas.

Beber

La familia Alvear, de gran tradición en los vinos generosos de Montilla-Moriles, tiene una propiedad pacense, Palacio Quemado, en Alange, que está haciendo historia en el vino pacense con unos vinos de gran elegancia y sutileza, poco parecidos a lo que solíamos ver por aquí. Sus asesores, el grupo Envínate de jóvenes enólogos, también tienen su pequeño proyecto local. Así que apúntense: Palacio Quemado La Zarcita, Palacio Quemado Los Acilates y Envínate Parcela Valdemedel.

Temas