Menú

En Clave Rural: A la espera de nuevo Gobierno y sus medidas

María Santos analiza lo que depara el 2016 con la esperanza de que llueva y a la espera de qué gobierno llega y con qué medidas.

En Clave Rural

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

María Santos analiza lo que nos depara 2016. Para empezar los agricultores tienes las miradas puestas en el cielo esperando que las temperaturas sean propias de esta época y que llueva.

Pero quizá de los más importantes, más allá del relevo en la presidencia de turno de la Unión Europea que este semestre toca a Holanda, los productores de leche y porcino, sectores sensibles a la crisis, esperan la formación del nuevo Gobierno. Habrá que esperar para ver cómo se conforma ese nuevo ejecutivo y qué planes tiene para la agricultura, la ganadería, la pesca y la alimentación.

Analiza las perspectivas de este 2016 desde la visión de tres jóvenes que preparan el Congreso Nacional de la Juventud Agraria de ASAJA para el mes que viene. Además, María Santos se centra en las negociaciones del sector lácteo para regir sus relaciones comerciales mediante un contrato-tipo homologado, del que aún quedan flecos por acordar.

Nos acercaremos a un subsector oleícola, el del aceite de orujo de oliva que estrena interprofesional con el objetivo de recuperar los niveles de consumo tradicionales en España y la confianza de los consumidores.

Veremos cómo se enfrenta el sector bobino a la amenaza que supone la presencia de nuevos focos de lengua azul en Francia y cómo la inacción de los ganaderos galos por controlar esta enfermedad ganadera está forzando a España a disponer planes de vacunación obligatoria en toda la zona fronteriza.

Entre los consejos, un buen "fresayuno" después de tanta comilona. Por fin llega a los mercados una fruta ligera, antioxidante, antiinflamatoria, afrodisiaca, que favorece la circulación y ayuda a controlar el apetito, y además es un motor de la economía Onubense: las fresas. Y Desiderio Mondelo, desde Guijuelo, nos ayuda a conservar ese medio jamón navideño que nos ha quedado y que la vuelta a la rutina nos hace abandonar, para que no se nos seque.