Menú

De aquí para allá: Filadelfia

Encarna Jiménez y Víctor de la Serna nos cuentan la historia de esta ciudad de EEUU y hablan de su gastronomía y lo que hay que visitar.

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

La capital de Pensilvania está situada entre Nueva York y Washington. Fue una de las ciudades principales en la configuración de los estados unionistas, aquellos que, como Boston, pusieron las primeras piedras de los derechos de los americanos y la Independencia de América frente al Imperio Británico.

Los originarios de Filadelfia fueron cuáqueros, aunque su idea era hacer de una ciudad rectilínea un lugar de "amor fraterno". Fue uno de los estados abolicionistas y tuvo entre sus padres de la patria a Benjamín Franklin, el gran científico, escritor y político que puso las bases de una política cultural y educativa que marcaría el futuro.

Visita

Willian Penn (S. XVII) es el encargado de diseñar el proyecto de ciudad, llegar a acuerdos con los algonquinos y poner la base de las reglas de la ciudad. Franklin es el que veló por un futuro de las luces, creó la universidad , la biblioteca pública, potenció la prensa y alentó la independencia. Sobre esta época es interesante conocer:

El Carpenter´s Hall, Independence Hall y la Campana de la libertad son símbolos del S. XVIII. También el Centro Nacional de la Constitución. Se conservan algunas de las primeras construcciones de ladrillo.

El museo Atwtert Kent de la historia de Filadelfia, es muy atractivo.

El S. XIX fue el de la industrialización, el desarrollo de las artes plásticas y la música. Algunos de los lugares de referencia son:

Las construcciones adosadas de estilo georgiano, el Ayuntamiento, los grandes edificios bancarios; el Museo de Arte, ligado a la Feria internacional de 1877; el Instituto Franklin ; los parques urbanos y la zona universitaria primítica

Filadelfia fue desbancada por Nueva York y Washington, pero sigue teniendo un toque especial. Historia e Industria, puerto en el Delaware y orquestas de primera. También el Sonido Filadelfia de los 70 o la banda sonora de la primera película que trató el tema del SIDA –Tom Hanks, Antonio Banderas, Bruce Springsteen....etc.

¿Dónde comer?

Vernick Food and Drink. En esta vieja librería reconvertida en restaurante oficia Greg Vernick, uno de los 'chefs' en alza en Estados Unidos. Es caro y es difícil encontrar mesa libre: reserven con tiempo si van a viajar a Filadelfia. El estilo es lo que se llama 'new American', con bastantes elementos de fusión… pero sobre todo de fusión italiana, que es lo que se cuela tan a menudo en este país. Así, podrán disfrutar de unas 'tagliatelle' con guiso de pato, calabacines y piñones, o de un plato 'mar y montaña' a base de bacalao, 'tortellini' de rabo de buey, batata y un caldo del propio rabo de buey con setas. Los postres son normalitos, pero el sorbete de arándanos es rico.

Modo Mio. Más cosas italianas, pero aquí abiertamente: una 'trattoria' minimalista, sin apenas decoración, con muy buenos precios y buenos platos regionales elaborados por un cocinero evidentemente poco italiano como es Peter McAndrews. No tiene licencia para vender bebidas alcohólicas, pero enfrente hay una tienda de vinos estratégicamente situada, así que uno compra lo que le apetece y nos cobran el descorche. La oferta, clásica: bucatini all'amatriciana, lasaña a la boloñesa, espaguetis con 'vongole', es decir, con almejas, escalopines con mantequilla y limón. Y tiramisù, claro. ¿Podía faltar?

Dinic's. La tradición casi centenaria de los Nicolosi, carniceros de origen italiano en activo en Filadelfia desde 1918, se prolonga en este DiNic's, un mero puesto de bocatas que proclama vender "los mejores bocadillos de Estados Unidos": de buey o cerdo asados, como los Nicolosi empezaron a venderlos desde la trastienda en 1954. También los venden de albóndigas y de salchicha a la italiana. Y uno come bien por poco más de 10 euros.

Beber

No nos pregunten cómo: será el famoso cambio climático, pero el caso es que en el estado de Pensilvania hay cerca de 200 bodegas. Así que prueben un vino blanco como el Pinot Grigio de Chaddsford Winery, un espumoso como el Brut Rosé de Pinnacle Ridge… o, quizá mejor una de las muchas cervezas artesanas que se elaboran en la propia ciudad de Filadelfia, de las que algunos consideran que la casa Forest & Main hace las mejores.

Temas