Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

De aquí para allá: Roda de Isábena

Encarna Jiménez y Víctor de la Serna descubren los secretos de esta pequeña localidad aragonesa.

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Ponlo en tu web

Copia el código HTML para insertar el audio "De aquí para allá: Roda de Isábena " en tu blog, página web o en un foro. Puedes cambiar el ancho antes de copiar y pegar el código.

Ancho:

Código:

×

No puede escuchar el directo

Tienes alguna extensión del navegador que está bloqueando la reproducción, seguramente un bloqueador de anuncios. Desactívelo si quiere escucharnos.

×

Isábena, río , valle y municipio, tiene en Roda su conjunto monumental más destacado. Es el núcleo de población más pequeño con catedral. No en vano , fue la capital del condado de Ribagorza, fortaleza y sede episcopal hasta que fue cristiana Lérida, en el siglo XI. Es un conjunto monumental que ha sido restaurado tras haber pasado por la guerra de Sucesión y la Desamortizacion. Situado en un promontorio, alberga rincones y monumentos de gran interés.

Visita:

La catedral, del S. X y XI , es ejemplo de románico. Su claustro es muy bonito, con capiteles labrados. En su cripta reposan los restos de S. Ramón y esta dedicada a S. Vicente mártir. La casa abacial ocupa un edificio magnífico del S. XVI y el centro del pueblo es una Plaza Mayor de aire medieval. El castillo de Lecina, la Torre Grossa, el portal de acceso , puente y molino, acaban de configurar su especial aspecto. No lejos de aquí, se encuentra el monasterio de Obarra, de estilo lombardo.

¿Dónde comer?

Hospedería de Roda de Isábena. La mejor y, además, muy original mesa de Roda. Se accede por el claustro de la catedral y ocupa el refectorio cisterciense del templo, que conserva restos de frescos góticos y mobiliario del siglo XVII. Carta tradicional especializada en platos de caza, en trufas del valle del Isábena y en carnes de ternera de la raza parda alpina, que es la que predomina en el valle de Benasque, de donde procede. También canelones caseros, ternasco de Aragón al horno y clásicas natillas de postre.

La Colomina. Quizá para no ser menos, esta casona tiene una capilla románica tardía adosada: ¡bodas y bautizos! Dos comedores rústicos, muy buen trato familiar, cocina basada en productos locales servida en un muy buen menú de 20 euros.

La Bodega de Vidal (en La Puebla de Roda, a 4 kms.). La preciosa terraza-jardín viene muy bien para los almuerzos otoñales en días soleados (esta semana, no…). La gran atracción culinaria es la brasa, y sobre ésta unos cortes de ternera local muy sabrosa, o unas longanizas más que apetecibles.

Beber

A 50 kilómetros de aquí están las viñas del Somontano del Sobrarbe, así que ya saben: un tinto como el Blecua o el Obergo Antiqua o un blanco como el Secastilla Garnacha Blanca.

Temas