Menú

De aquí para allá: Huelva

Encarna Jiménez y Víctor de la Serna hablan de la gastronomía y lo que hay que hacer y visitar en Huelva.

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Huelva, Onuba o Welba, es una ciudad y capital de la provincia del mismo nombre situada en la desembocadura de los ríos Tinto y Odiel. Su origen es tartessico, con influencia fenicia, griega y romana. Sus períodos más interesantes son los originarios, los influidos por el descubrimiento de América y los del periodo inglés, entre el S.XIX y el XX. Para conocer su historia primera lo más adecuado es acercarse al Museo Provincial.

Allí nos recibe la Noria mayor y mejor conservada de época romana y podemos visitar la planta dedicada a la era tartessica desde finales del Bronce hasta los romanos. En el centro de la ciudad tenemos la Plaza de las Monjas, la catedral, muy peculiar, entre medieval y renacentista con posteriores reformas después del terremoto de Lisboa. Es una construcción religiosa de origen conventual muy peculiar que alberga algunos tesoros.

Otras construcciones de interés son: La iglesia de San Pedro, de origen medieval; el santuario de la Virgen de Cinta, ligado a la Huelva colombina y el Humilladero, de influencia árabe. Con la venta de las minas de cobre de Riotinto a los ingleses, se desarrolla una arquitectura civil muy interesante. Sus mejores ejemplos son: El barrio obrero de la reina Victoria, de clara influencia británica; el edificio Del antiguo Hotel Colón, que coincidió con el IV Centenario del descubrimiento, de estilo historicista , y el muelle de carga del mineral en el puerto. Asimismo, destaca la estación de Sevilla, ligada al despegue de la ciudad gracias a la minería y la primera industrialización.

¿Dónde comer?

Acanthum. Suena a 'acanto' en latín y nos recuerda aquel famoso 'que púberes canéforas te ofrenden el acanto' de Rubén Darío, pero en latín se dice 'acanthus', así que debe de ser el dativo, como en 'guisar acanto'. (No, el acanto no se guisa, pero bueno...). El caso es que su chef y propietario, Xanty Elías, es el más creativo de Huelva, a partir de la fantástica despensa marinera y serrana de Huelva. Infusión de chocos, pestiños de melva canutera, corvina en guiso de pellejos'tartare' de jarrete de jamón ibérico y mostaza helada, brazuelo de cordero, crujiente de frambuesas y vainilla.

Azabache. La barra de tapas, como casi siempre en Huelva, lo domina todo. Pero aquí las tapas se salen bastante de lo ordinario: ventresca de corvina a la marinera, albóndigas de merluza y gambas, carrilleras de cerdo ibérico al Pedro Ximénez, arroz con presa de cerdo ibérico y gurumelos (Amanita ponderosa, una seta silvestre muy popular en Huelva). Y un buen final con la tarta de bellota con crujiente de caramelo o el milhojas de fresa.

Portichuelo. Manuel Gómez ha instalado en la capital su muy popular restaurante, una embajada de la cocina popular del Andévalo con también una buena oferta marinera. El revuelto de la casa, variadísimo, es uno de los platos estrella junto a las albóndigas de choco, el pulpo a la brasa, las carrilleras en salsa y, de postre, la 'mousse' de chocolate al renombrado brandy onubense. Luis Felipe. Amplia barra y terraza parta tapear o comer de manera más informal.

Beber

El Condado de Huelva es la cuarta y menos conocida de las zonas históricas andaluzas que producen vinos generosos y dulces, junto a Jerez, Málaga y Montilla-Moriles. Aquí la reina es la uva zalema, y los vinos son un poco menos punzantes que sus vecinos del marco de Jerez. Los hay muy ricos, con todo, y también vinos blancos no fortificados. De éstos, por ejemplo, el Convento Blanco Joven de Convento de Morañina. De los generosos tradicionales, el Oloroso Seco Misterio, de la Bodega del Condado, y de los peculiares 'vinos naranja', vinos de licor efectivamente perfumados con naranja, el Par Vino Naranja de Bodegas Iglesias.

Temas