Menú

De aquí para allá: Oxford

Encarna Jiménez y Víctor de la Serna descubren la historia, lo que hay que visitar y la gastronomía de esta conocida ciudad inglesa.

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

La ciudad inglesa de Oxford es conocida por su origen y aire medieval y, sobre todo por ser el lugar donde desde el S. XI, se instauró la primera universidad anglófona. La torre Carfax marca el centro de la ciudad medieval, pero es más conocida por algunos enclaves que son emblemáticos.

Señaláremos algunos que no se pueden perder: El Sheldonian theatre, un edificio construido por Vren en el s. XVII donde encontraremos información sobre su interior y el Ceremonial hall, centro de debates ligado a la Universidad. Cerca se encuentra el célebre pub Mitre. El museo Pitt Rivers de Antropología y arqueología, que alberga miles de piezas de otras latitudes.

Allí se formó Julio Caro Baroja y, posteriormente sirvió de base para la llegada de algunos republicanos españoles como Madariaga, Trueta, etc. Se encuentra al lado del Museo de Historia Natural. No hay que olvidar algunos colleges históricos como el Keble, el más antiguo, el Christ Church donde dio clases Lewis Carrol, el Magdalen donde estuvo Óscar Wilde etc.

Camerón, thatcher y Blair estudiaron en Oxford y hay que recordar que hay un montón de películas y series que tienen en Oxford su fuente de inspiración , desde Evelin Waugh a Javier Marías o o Guillermo Martínez.

¿Dónde comer?

Le Manoir aux Quat'Saisons (en Great Milton, a 13 kms). Hay que salir a las afueras para descubrir la gran mesa de Oxford: una encantadora casa de campo que es un hotel de lujo, y la cocina de Raymond Blanc, uno de esos franceses adelantados que en los años 70 enseñaron a los ingleses lo que es la gran cocina. Dos estrellas Michelin, y no es regalado, claro: vean su menú de primavera por 150 euros de nada. Salmón confitado con rábano picante y pepino, 'risotto' de verduras de primavera, espárragos, esencia de tomate y crema de perifollo; lenguado con coliflores, vieiras, romero y mantequilla negra; solomillo asado de buey Aberdeen Angus con valeriana azul braseada, espárragos, col y colmenillas; postre variado sobre el tema de las fresas. ¡Añadan 100 euros por barba y hasta les pondrán vino!

The Old Bookbinders. Los continentales ya descubrimos hace tiempo que, sin esos refinamientos, la cocina tradicional inglesa tenía sus encantos, y más en un pub viejo y genuino como éste de 'los viejos encuadernadores'. Toque francés (sus crêpes son famosas), pero también solomillo de cerdo con salsa de oporto y una hamburguesa con beicon, queso cheddar y huevo frito misteriosamente bautizada 'Benicàssim'.

The Black Boy. Otro pub con ambiente, gran selección de cervezas, y una cocina cuidada que va desde las clásicas salchichas inglesas con puré de patatas hasta la pechuga de pollo hervida con puerros salteados y una salsa de setas silvestres y jerez Tío Pepe. Se termina con una 'crème brûlée' de naranja y cardamomo.

Beber

Cerveza, por favor, pero que sea una auténtica 'ale' de fermentación alta, tradicional y muy británica. Ojo: lo de vino inglés ya no es una broma pesada, sobre todo si se trata de espumosos, entre los cuales algunos están ya a la altura de los grandes champanes. Busquen sobre todo estas dos marcas: Ridgeview y Nyetimber.

Temas