Menú

De aquí para allá: Boston

Encarna Jiménez y Víctor de la Serna nos hablan de la gastronomía y lo que hay que hacer y visitar en Boston.

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

La ciudad de Boston, capital de Massachusetts, es conocida por ser una de las primeras poblaciones de Nueva Inglaterra. Fue fundada por emigrantes puritanos ingleses en 1630. El orden establecido en la península de la bahía dio lugar a un enclave de aire europeo que tuvo una activa participación en la independencia de EEUU. Posteriormente llegaron irlandeses e italianos que darían un vuelco hacia el catolicismo.

Es conocida por ser el primer lugar donde hubo una escuela pública y biblioteca, lo que crea las bases para una ciudad que cuida la formación. Hoy alberga las universidades de Harvard y Cambridge, escuelas musicales y tecnológicas, además de ser un centro financiero y un puerto importante.

De sus primeros tiempos, s. XVII, destacan las colinas, que luego se utilizan para rellenar zonas de marisma, el puerto, hoy con el fondo de grandes rascacielos de la city, y la iglesia y el viejo ayuntamiento, Trinity Church.

Es muy destacable la Biblioteca pública, que nos muestra la importancia del conocimiento para los bostonianos. El Boston Common es un gran parque que, como otros hacen de Boston un lugar para el paseo.

En la parte sur se encuentra el museo de Bellas Artes, de aire neoclasico, en el que pronto se verá una retrospectiva de Goya. También es interesante el museo Isabella Stewart Gardner y el ICA.

Sus calles tienen aire europeo, inglés o francés, como la Charles Street o victoriano como aquellas en las que se ruedan sin César películas como Las Bostonianas, basada en la novela de Henry James.

Boston es muy cuidados con las minorías, el abolicionismo y el feminismo. Hay rutas con los hitos fundamentales y las personas más destacadas en el progreso democrático. La población está compuesta de minorías que, sin embargo, hacen de Boston una ciudad muy americana y puente con Europa.

Otros lugares imprescindibles son, la Prudencial tower, rascacielos que tiene hermosas vistas, el distrito del teatro o el Quincy market, con tiendas y restaurantes.

Las tiendas son deliciosas y hay hermosas teterías, también lugares para el teatro y la música, además de los grandes edificios de la State House de Massachusetts o la Old State de Boston.

Ruta gastronómica:

L'Espalier. Es la grande y lujosa (y cara) mesa actual de la ciudad. Nombre francés, cocinero norteamericano -Frank McClelland- y cocina, claro, francesa con toques americanos modernos: 'foie gras' del valle del Hudson a la plancha con tarta de cebolla, pera asada y un jugo de sidra y pimienta negra. O un fletán del Atlántico con nabos, suero de leche y una salsa de manzanas silvestres, limones y jengibre. Muy sofisticado, ¿eh?

Legal Sea Foods. Hoy es una cadena nacional, pero sus primeros y más auténticos establecimientos están en Boston. Heredero de las macromarisquerías enormes de antaño en Nueva Inglaterra. Ofrece ostras correctas y muy buen 'clam chowder' (sopa de almejas con patatas, nata y beicon), que es la que sirven en Washington en cada banquete de inauguración presidencial.

Oishii. Uno de los mejores 'sushi bars' del mundo, con el deseado y temido 'fugu' o pez globo, o con un sashimi de 'o-toro', la parte más delicada de la ventresca de atún. La novedad: a mediodía ofrecen dos menús de cocina 'kaiseki', la cocina imperial japonesa. Hoy son tres establecimientos en Boston y el elegante suburbio de Brookline.

Beber

En Massachusetts hace frío y no hay viña, aunque si una famosa isla se llama Martha's Vineyard será porque allí la hubo. Bebamos un pinot noir de Oregón, un riesling de Nueva York o un zinfandel de California. O, como los bostonianos, acompañemos nuestra comida con una cerveza local, la Samuel Adams, una de las mejores de Estados Unidos.

Temas