Menú

De aquí para allá: Marbella

Encarna Jiménez cuenta qué visitar en Marbella, como la ermita de la Santa Cruz, y Víctor de la Serna recomienda dónde comer.

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Marbella es un ejemplo de lugar que pasó de industrial a prototipo del turismo desde hace más de 50 años. Encarna Jiménez recomienda visitar el casco antiguo, destacando el Barrio Alto y el Barrio Nuevo donde se conservan edificios desde la Edad Media al S. XVIII.

Lo más destacado es la Plaza de los Naranjos, del S. XVI, en la que se encuentra la Casa Consistorial, la del Corregidor y la ermita de Santiago. Hay otros edificios barrocos como la iglesia de la Encarnación y renacentistas. Además hay restos de la muralla árabe y la ermita de la Santa Cruz se encuentra en este núcleo.

Tambien merece la pena el Ensanche, la conexión con el mar se encuentra en el Paseo de la Alameda y Jardín Botánico que enlazan el centro histórico con los paseos marítimos. En San Pedro de Alcántara se conservan construcciones industriales del s. XIX como el Ingenio Azucarero y edificios como la villa del Marques de Duero.

Por otro lado, también es digno de visita Las Chapas donde se encuentra la Ciudad residencial del Tiempo Libre. Una urbanización de los años 60 que corresponde al aire gironista de construcciones baratas pero bien diseñadas por Aymerich. Junto a ella se encuentran el primer Hotel Hilton y otros que ya son Bienes de Interés Cultural.

En Marbella hay un buen museo del Grabado del S. XX; el del Bonsai; el de arte latinoamericano; el arqueológico y el de arte mecánico en el Centro Cultural el Ingenio.

La visita a la cercana Málaga nos permite ver el Museo Picasso y el Teatro romano.

Dónde comer

Dani García. Se acabó el famoso restaurante Calima con sus dos estrellas Michelin: el próximo día 15, dentro de una semana, el gran cocinero malagueño abre su nueva casa, esta vez en el Hotel Puente Romano y bajo su propio nombre. Suponemos que hasta aquí traerá sus platos como el ajoblanco de sésamo, el cochinillo con calabaza a la naranja o su versión de la gacha de miga para el postre... y todas las genialidades nuevas que se le vayan ocurriendo.

La Tirana. Encantadora terraza-jardín, en la antigua casa en la que estuvo el estudio del pintor Vicente Viudes, para disfrutar san Pedro a la parrilla, rollitos de pato y verduras, steak tartar con patatas suflé, riñones de cordero a la mostaza, tarta Paulova y parfait de plátano. ¡Un conservatorio de la cocina clásica de siempre!

Messina. Con una inspiración mediterránea y muchos platos en la onda de fusión actual, hay que conocer la fina cocina del argentino Mauricio Giovanini: cigala cruda a la plancha y coco; cebiche templado de breca; cuello de chivo lechal malagueño con calabaza y mini-vegetales escabechados; pularda desmigada, su sopa y yema de corral; y, para acabar, una crema de oloroso con sorbete de naranja.

Qué beber

Los grandes vinos dulces de Málaga ya no están solos. En la provincia se están haciendo grandes vinos secos de mesa que acompañan admirablemente la cocina de aquí. Prueben un tinto de Ronda, el Cortijo Los Aguilares Pinot Noir, y dos blancos secos de moscatel de la Axarquía, el Botani, de Jorge Ordóñez, y el Mountain, de Telmo Rodríguez.

Temas