Menú

Luis Herrero: “Negar categóricamente la Operación Armada es una mentira histórica”

El director de En Casa de Herrero ha valorado el comunicado de los colaboradores de Suárez contra el libro de Pilar Urbano y a favor del Rey.

Los protagonistas

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Luis Herrero ha valorado en el editorial de su programa el comunicado de los colaboradores de Suárez y ha afirmado que le parece que el "contundente desmentido" al libro de Pilar Urbano "tiene una parte, la fundamental, en la que puedo estar de acuerdo" y algunos aspectos en los que no está "en absoluto de acuerdo".

El desmentido empieza con la siguiente consideración: "se acaba de publicar la gran desmemoria que constituye el típico relato novelado libelo, que parece tener por objeto desestabilizar a las instituciones y atacar frontalmente la figura de Su Majestad el Rey y al presidente Suárez, a través de una acusación infame y tergiversando la verdad". En relación a ello, Herrero ha señalado que al ser una "declaración de intenciones" no se va "a meter" afirmando que es un libro que no se "ha podido leer" ya que son "900 páginas presentadas hoy".

Asimismo ha señalado que le ha "echado un vistazo" y que el libro es "decepcionante" desde "un punto de vista histórico", señalando que "es un juicio supeditado a que lo pueda leer y analizar con más detenimiento". "Si alguien creía que iba a tener aportaciones tremendas, desconocidas… que vaya abandonando toda esperanza", sentenció al tiempo que afirmó que se trata de “un libro de refritos donde Pilar Urbano pone en boca de una serie de personas conversaciones que desde luego no se produjeron como dice", afirma. "No estaba allí por lo que las recrea de manera novelesca, lo que no quiere decir que no responda a lo que pudo ocurrir".

El director de En Casa de Herrero ha destacado que en el comunicado sobre el libro de Urbano de los colaboradores de Suárez "hay dos afirmaciones contundentes". Por un lado que "las relaciones entre Su Majestad el Rey y el presidente Suárez , dos personas que impulsaron juntos el cambio pacífico de una dictadura a una democracia afrontando siempre todo tipo de dificultades, estuvieron siempre presididas por ambas partes por la lealtad, el respeto recíproco en la institucional y por una amistad sincera y profunda en la esfera más personal". "Hasta aquí lo suscribo con las dos manos", sentenció .

Además rechazó la afirmación del comunicado en la que se dice: "todo lo contrario de lo que algunas conversaciones imaginadas y noveladas pretenden sugerir". Así, comentó que "si se refiere a las conversaciones que han salido reproducidas en el anticipo de El Mundo, y que yo he leído, naturalmente no son literales". Igualmente , aseguró que no se cree que el tono "de esas conversaciones y las insinuaciones fuera así" pero que está convencido "de buena fe de que esas conversaciones responden básicamente a lo que cuenta Pilar Urbano, que no es la primera que lo cuenta".

Con todo ello Herrero ha querido decir que "el Rey no estaba contento con la situación política que había en España en el año 1981 sino que estaba profundamente preocupado". Además ha añadido que el monarca "estaba profundamente convencido de que la permanencia de Suárez en la presidencia del gobierno era perjudicial para los intereses de España" y que " el Rey quería que el Partido Socialista llegara al poder porque le convenía a la institución monárquica".

En este sentido, incidió en "que reflexiones en ese tenor se las he escuchado personalmente a Adolfo Suárez", al tiempo que ha aclarado que "en el contexto de ese malestar del Rey se produjeron algunas conversaciones de muy alto voltaje" entre ambos. "Yo no podría decir que las conversaciones imaginadas y noveladas de Urbano estén totalmente fuera del contexto histórico, la literalidad sí, el fondo no", aclaró.

Además, ha señalado que no tiene el fondo solo de las afirmaciones de Suárez sino que tiene "el de otras personas que también se lo escucharon". "Que esa violencia dialéctica pusiera en peligro una relación de lealtad institucional o de amistad ahí no entro, es evidente que la relación bilateral superó ese bache", ha afirmado respaldando la idea de que "ha sido testigo de confidencias entre los dos después de ello". Señaló igualmente que "evidentemente no perduró la amistad y que el Rey siguió siendo fiel a las instituciones hasta el final".

También se refirió a otra parte del comunicado en la que se dice: ‘no podemos sino condenar enérgicamente la infame y falsa operación política que trata de poner al descubierto la publicación y proclamamos tanto nuestra lealtad a su Majestad el Rey, de cuyo escrupuloso comportamiento institucional somos testigos directos, como nuestro profundo respeto a la memoria y acción del gobierno del presidente Suárez, recién fallecido".

Sobre ello, comentó que no va a "poner en cuestión" la lealtad del Rey y de las personas que firman el documento" pero dijo que "si de lo que se trata es de decir que la llamada Operación Armada, que no es el golpe del 23-F, es decir, propiciar un Gobierno de coalición de fuerzas democráticas con la presencia o presidencia de un militar y me quieren hacer creer ahora que eso no se discutió en presencia del Rey y que en un momento determinado no dio luz verde para que esa operación se explorara, eso no es verdad. Desmentir eso es una falsedad histórica lo firme quien lo firme".

"Afirmo categóricamente que por las informaciones que yo tengo esa operación estuvo en el ánimo de algunas, no pocas, personas de importancia política relevante" en la época y que "el Rey era conocedor de que esas personas estaban manejando esa posibilidad y que el Rey les dejó hacer", indicó Luis Herrero.

El director de En Casa de Herrero dijo que "el contundente desmentido de los colaboradores de Suárez al libro de Urbano establece tres apartados que están resaltados en tres epígrafes". En primer lugar que "el Rey nunca estuvo tras lo que la publicación denomina Operación Armada". Sobre esto indicó que "si el libro denomina Operación Armada a lo que acabo de explicar este contundente desmentido es una piltrafa".

En segundo lugar, dijo estar de acuerdo en los puntos B y C en los que se dice que el Rey nunca estuvo tras el golpe del 23-F y que jamás fue el elefante blanco. "Creo firmemente que el Rey nunca estuvo tras el golpe del 23-F". Además, añadió que el comunicado afirma que el monarca es el único que acaba con el intento golpista puesto que "si el Rey no hubiera salido aquella noche vestido de capitán general y hubiera hablado antes uno a uno con todos los capitanes generales no sé qué hubiera pasado con el Tejerazo, por lo que creo que es verdad el punto C". "Como aquí hay que mojarse yo me mojo", sentenció