Menú

Federico en 60": Último adiós a Adolfo Suárez

Federico analiza el último adiós a Adolfo Suárez en el Congreso, con la presencia de la Familia Real y los tres presidentes vivos de la democracia.

Es Noticia

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

"Como suele suceder a veces, los entierros dan lugar a escenas de humor negro y algunas que maldita la gracia que tienen. Ver, como podemos ver, a los tres presidentes vivos de la democracia, no está mal. Está bien que un país respete a la gente, en Estados Unidos esto lo bordan, y está bien, es la primera vez que se hace en España y me parece muy bien.

Que Zapatero, que se caracterizó en su llegada al poder, el 11-M, y después, por acabar con el legado de Suárez, con la Transición, es decir, abrir las fosas de la Guerra Civil, sacar a los muertos del Valle de los Caídos, es decir, lo peor de lo peor, exactamente lo contrario que Suárez, que diga que hay que respetar su legado tiene narices.

Pero lo peor, yo no pensé que tendría la cara dura de ir siquiera a dar el pésame, ha sido Alfonso Guerra. Alfonso Guerra, como recuerda Fernández-Barbadillo en un excelente artículo en Libertad Digital, Alfonso Guerra fue el que le llamó golpista, tahúr del Missisipi con el chaleco floreado, el que dijo que se iba a subir a lomos del caballo de Pavía, le acababa de ganar por segunda vez las elecciones al PSOE, no necesitaba ningún golpe, pero ese era el malvado Alfonso Guerra.

Y sobre todo, en el año 1986, cuando Alfonso Guerra era vicepresidente todopoderoso, llegó a decir que Adolfo Suárez igual que había desmontado el Movimiento iba a desmontar la democracia. Y este malvado, este farsante, aparece hoy a dar el pésame. Pero hombre, para eso se han inventado en España las bofetadas, luego se dice 'manos blancas no ofenden' y ya está. Qué espectáculo".