Menú

Juan Pablo Polvorinos entrevista al delegado del Gobierno en Ceuta

Juan Pablo Polvorinos ha entrevistado al delegado del Gobierno en Ceuta, Francisco Antonio González, sobre la muerte de varios inmigrantes.

Es Noticia

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

El delegado del Gobierno en Ceuta, Francisco Antonio González, ha contado en los informativos de esRadio la última hora del asalto a la frontera con Marruecos en la que han muerto ahogados al menos nueve inmigrantes subsaharianos. González ha asegurado que al ser en aguas jurisdiccionales marroquíes "la cifra oficial no podemos darla".

Por ahora han sido encontrados los cadáveres de siete inmigrantes "pero no significa que no se puedan encontrar más". El delegado del Gobierno en Ceuta ha señalado que "la Guardia Civil sigue buscando en aguas jurisdiccionales españolas" por si aparece "algún cadáver en nuestras aguas" e imagina que "los marroquíes están haciendo lo mismo".

Ha recordado que en Ceuta, en el perímetro fronterizo, "no hay intentos de entrada de inmigrantes desde 2005" y ha defendido las polémicas concertinas porque "son medidas preventivas que han demostrado su utilidad".

También ha explicado cuáles son los puntos más conflictivos por los intentos de entradas de inmigrantes en Ceuta. Francisco Antonio González ha indicado que "ellos intentan entrar por el puente del Biutz, la frontera del Tarajal y la frontera marítimo-terrestre". Es en ese último punto en el que se ha producido el intento de los más de 200 inmigrantes para entrar en Ceuta.

Actualmente hay un estudio para alargar el espigón, según ha señalado el delegado del Gobierno, porque "cuando baja la marea hay un punto en el que el agua llega al cuello y se puede traspasar". Francisco Antonio González cree que los inmigrantes "estaban convencidos de que podrían pasar" y "lamentablemente el agua era mucho más profunda". Ha afirmado que la posible causa de la muerte haya sido "por la entrada masiva de personas en el agua".

Además, explicó que lo "policías de ambos países aseguran no recordar un nivel similar de violencia por parte de los subsaharianos" y subrayó que los indocumentados destrozaron a pedradas una garita de la Guardia Civil, entre otros daños materiales y personales leves. No obstante, González Pérez ha destacado que "nunca ha habido contacto físico" entre los funcionarios de la Benemérita movilizados y los inmigrantes.

El político sí ha reconocido el uso de material antidisturbios, tanto en el Biutz como en el Tarajal, para contener el "pelotón" de subsaharianos, aunque "nunca contra las personas". Según ha detallado se han utilizado pelotas de goma y munición de fogueo para intentar "asustarles con el ruido".

Temas