Menú

Dieter Brandau entrevista a la abogada de las víctimas de González González

Dieter Brandau ha entrevistado a María José Varela, abogada de las víctimas de González González, un agresor sexual que puede quedar en libertad.

Es Noticia

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Manuel González González, conocido como "el loco del chándal", que agredió a 16 mujeres causando la muerte a una de ellas, es uno de los que saldrá de la cárcel tras la derogación de la Doctrina Parot. Lo hará pese a que los informes de Instituciones Penitenciarias alertan de un alto riesgo de reincidencia y señalan que tiene un extremo sadismo sexual, tanto que para sentir placer necesita hacer sufrir a las mujeres.

María José Varela, la abogada de las víctimas de este sádico, ha denunciado en esRadio que "nuestro ordenamiento no tiene prevista ninguna medida para que la sociedad se proteja de estos casos". Varela ha explicado que a González González "se le aplicó en el año 2010 la Doctrina Parot, algo que recurrió ante el TS pero éste confirmó la aplicación".

Sin embargo, "a la vista de lo que el TS ha dicho ahora sobre la sentencia de Estrasburgo, es evidente que la Audiencia Nacional lo pondrá en libertad". Lo hará pese a que ha cumplido sólo 18 años de cárcel de los 175 a los que fue condenado.

Esto sucede, ha explicado María José Varela, "porque concurren diversos disparates en nuestro sistema penitenciario". Uno de ellos es el referente a los beneficios penitenciarios que durante muchos años se ha sido muy laxo en su aplicación". Tanto como "considerar la participación en un partido de fútbol en la cárcel o hacer un curso de yoga" como motivo de beneficio penitenciario.

Además, el beneficio se aplicaba "no sobre cada una en las condenas sino sobre el total de lo que pueden estar en la cárcel, en este caso un máximo de 20 años". Lo que establecía la Doctrina Parot, una interpretación de la ley, era que si tenía beneficios se aplicara a cada una de las condenas, de esta forma cuando terminara con la primera empezaría con la segunda".

Esta medida hacía que "cumplieran la pena de forma íntegra", al menos el máximo de años que la ley permiten que permanezcan en la cárcel. No obstante, lo más alarmante para la abogada no es que salgan a la calle sino "que no salen rehabilitados ya que hay personas que son imposibles de rehabilitar".

Ante esto, ha añadido, "alguna medida tendremos que tomar porque sale una bomba de relojería a la calle". Varela ha subrayado que "las víctimas están aterrorizadas ya que las amenazó durante el juicio a ellas y a los testigos". Para una víctima “estos momentos son muy duros porque es revivir el dolor de unas heridas que no terminan de cicatrizar”.

Por último ha hecho hincapié en "la incertidumbre que despierta el informe de Instituciones Penitenciarias que genera una alarma muy importante ya que "están en riesgo ellas y cualquier otra mujer que se cruce en su camino".