Menú

Entrevista a Salvador Ulayar

Luis del Pino entrevista a Salvador Ulayar, que ha vuelto a pintar la pared de su casa de azul celeste y manos blancas para cubrir los mensajes de exaltación de ETA.

Sin Complejos

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Luis del Pino ha entrevistado a Salvador Ulayar, el hijo de Jesús Ulayar, que con tan solo 13 años vio como abatían a balazos a su padre en la puerta de su casa. Hoy se ponía frente a los micrófonos de esRadio para contar cómo han vuelto a pintar la fachada de su inmueble, frente a la que mataron a su padre hace 34 años, con un nítido mensaje de exaltación a ETA. El jueves, Ulayar y otros diez miembros de ¡Liberad Ya! cubrían el mensaje con un mural de manos blancas sobre un fondo azul celeste.

"No era la primera vez que aparecían las pintadas de ‘gora ETA’ y de ‘conquistadores españoles fuera de aquí’", explicaba Salvador Ulayar. El vasco narraba que "en 2004, que era el 25 aniversario del asesinato de mi padre, el movimiento cívico ¡Libertad Ya! quiso hacer un acto de homenaje a él y pintamos un mural azul con manos blancas". Fue entonces cuando aparecieron por primera vez las pintadas de "fuera de aquí conquistadores españoles", escrito en vasco. Ulayar sostiene que su familia está en el primer libro de bautismo que todavía se conserva en la parroquia. "Así que eso de conquistadores extranjeros…", decía. Y sentenciaba que "con sus criterios racistas, xenófobos y antiespañoles yo soy más vasco que todos ellos".

El jueves, otro miembro de ¡Libertad Ya!, Salvador Doria, llamaba a Ylayar instándole a tapar los mensajes de exaltación a ETA que se encontraban en su fachada. "Pintamos el lienzo de azul y después pusimos las manos blancas encima, tomamos un refrigerio junto a la casa para que nos vieran, en armonía, cantamos en euskera y en castellano, fue un acto precioso", narraba Ulayar.

El vasco decía que él no se calla: "Aquí lo importante es decir ETA no está derrotada, está apoltronada en nuestras instituciones con cargo a nuestras impuestos". "Se pusieron de acuerdo Zapatero, el PNV y no sé en qué punto se añadió Rajoy", decía, "y aquí no ha pasado nada". Ulayar afirmaba que lo que más le duele no son las pintadas, "lo que me pudre la sangre es que en 1979, después del acoso a mi padre, perdimos cuando lo asesinaron". Y añadía que "con el algo habrá hecho, con el acoso, con el insulto que tuvimos que sufrir volvimos a perder, con las décadas de olvido volvimos a perder", se lamentaba.

"Y cuando en 2004 parecía que respirábamos, los que pensábamos que eran los nuestros, socialistas y populares, terminaron por ponerse de acuerdo con los asesinos y los principales beneficiados del miedo de la ETA fue en independentismo", explicaba. Y finalizaba: "Eso es lo que me duele hoy".