Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Psicología: Discalculia o dislexia matemática

La psicóloga Silvia Álava explica en qué consiste la llamada dislexia matemática, cómo detectarla y cómo tratarla.

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Ponlo en tu web

Copia el código HTML para insertar el audio "Psicología: Discalculia o dislexia matemática" en tu blog, página web o en un foro. Puedes cambiar el ancho antes de copiar y pegar el código.

Ancho:

Código:

×

No puede escuchar el directo

Tienes alguna extensión del navegador que está bloqueando la reproducción, seguramente un bloqueador de anuncios. Desactívelo si quiere escucharnos.

×

Silvia Álava, psicóloga y directora del área infantil del Centro de Psicología Álava Reyes y autora del libro Queremos Hijos Felices. Lo que nunca nos enseñaron, explica en qué consiste la discalculia o dislexia matemática que afecta a un 5% de la población infantil.

La discalculia es un trastorno del aprendizaje que se manifiesta con una baja capacidad para entender los números, para el cálculo mental y para el procesamiento matemático.

No es tan conocida como la dislexia, pero los expertos creen que es casi tan frecuente como la dislexia. Hay pocos estudios y muchas personas, tanto niños como adultos, sin diagnosticar.

Las dificultades para comprender las magnitudes numéricas se reflejan en un bajo rendimiento en matemáticas en la escuela a medida que se avanza de curso. A la hora de detectar la discalculia hay señales de alerta, como contar con los dedos a partir de segundo de primaria. Otras son dificultad para contar para atrás o para hacer cálculos aproximados, falta de agilidad para manejar números grandes o ubicar un número en una serie, no saber qué operación hay que aplicar para resolver un problema, dificultad para memorizar las tablas de multiplicar o dedicar mucho tiempo y esfuerzo a los deberes de matemáticas sin resultados positivos.

A medida que transcurre el tiempo es normal que se manifieste ansiedad o bloqueo hacia las matemáticas, ya que hay una sensación de fracaso. Si los padres o los profesores detectan estas señales hay que acudir a un psicólogo o a un centro especializado en trastornos del aprendizaje para que valoren el caso.

La discalculia, como la dislexia, no desaparece, pero se reeduca trabajando las matemáticas con la metodología y el sistema adecuados.